Quimica de los Cosmeticos

October 2, 2015

 

Nuestras Joyas Cosméticas no contienen:

 

1.- PARABENES O PARABENOS: Estos compuestos y sus sales son usados como conservantes por su gran eficacia y su bajísimo coste. Es por eso, que el 80% de los productos de belleza llevan estos conservantes químicos.

 

El debate empezó cuando, en 2004, oncólogos de la University of Reading of Edinburgh, llevaron a cabo estudios con tejidos cancerígenos y en el 90% de las muestras, que venían de biopsias de mujeres con cáncer de mama, había rastros de parabenes.

 

“Oficialmente” están aprobados por las autoridades europeas, donde se regula la máxima cantidad permitida: 0,8% para parabenes y del 0,4% si llevan varios esteres. Pero Cuidado, si sumas el número de cosméticos que utilizan Parabenes ¿Seguro que tu cuerpo no obtiene una dosis alarmante de esta sustancia? En muchos países, como Dinamarca están prohibidos para menores de 3 años. ¿Merece la pena utilizar cosméticos que portan parabenes entre sus ingredientes?

 

​Algunas palabras clave para identificarlos son: nombres que acaban en –paraben, -parabeno, o -parabens y su contenido es metanol, etano o propanol, Benzylparaben, Butylparaben, Ethylparaben (E-214), Isobutylparaben, Isopropylparaben, Methylparaben (E-218), Propylparaben (E-216).

 

 

2.- FTALATOS: Los ftalatos o ésteres de ácido ftálico son un grupo de compuestos químicos, con petróleo de amplia duración, empleados en cosmética, como solventes. Algunos han sido prohibidos en Europa ya que, resultados de estudios en humanos, sugieren que están relacionados con muchos problemas de salud: disrupción hormonal, descalsificación ósea, asma y alergia infantil, limitación de la función pulmonar en hombres, daños en el esperma, anomalías en el desarrollo genital masculino, alteración de los niveles de testosterona, ginecomastia en adolescentes varones, cáncer de mama, alteración de la formación de los folículos ováricos, partos prematuros,…

 

España presenta una “exposición generalizada y continuada a los ftalatos”, según el estudio de Biovigilancia del Programa Europeo Democophes, desarrollado por el Área de Toxicología Ambiental del Centro Nacional de Sanidad Ambiental. Más del 96% de las parejas de madre-hijo analizadas tienen restos en su orina, en una concentración por encima de la media europea.

Algunas palabras clave para identificarlos son: dietilhexiloftalato, dibutilftalato, butilbenzilftalato, diisononilftalato, diisodeciloftalato,  dinoctilftalato, DEHP, DiNP, DiDP, DMP, DEP, DBP, BBzp, DnBP, DnOP,

 

 

3.- DETERGENTES SLS: Surfactantes para generar la tan deseada espuma y la sensación de suavidad en los geles. Como contra prestación, resecan la piel y el cabello, provocan reacciones alérgicas, son irritantes, pueden favorecer la pérdida del cabello, generan toxicidad de los órganos, alteraciones hormonales,… y lo más preocupante es la posible actividad mutante de las células.

 

Desaconsejado en dermatitis eccematosa, por el elevado porcentaje de reacciones alérgicas. Tanto es así que la Agencia del Medicamento Europea desaconseja su uso en niños con piel atópica y establece que el límite seguro de este ingrediente en medicamentos es del 0%, apostando por una exclusión de este ingrediente en los mismos como excipiente ya que, además, potencia la actividad de otros excipientes y su alergeneidad.

 

​Algunas palabras clave para identificarlos son: Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauryl Sulfate, Sodium Lauryl Sulfoacetate (SLS), Amonium Lauryl Sulfate o Disodium Laureth Sulfosuccinate, y los acabados en pareth, oleth, gluceth,…

 

4.- EMULSIONANTE PEG: Derivados del petróleo, como los polietilenglicoles. Se usan para favorecer la penetración de otras sustancias del cosmético. En su fabricación, participan gases extremadamente tóxicos, por lo que pueden contener residuos tóxicos (dioxinas). Este proceso es llamado etoxilación,  en el que queda un subproducto: el 1,4-dioxano, cuyos restos se pueden eliminar mediante otro proceso que no siempre se realiza. Por lo tanto, es imposible para el consumidor saber si el cosmético final contiene este tóxico o no.


Según la EWG un 46% de los productos de cuidado personal estarían contaminados. En 2001 la FDAdetectó restos de 1,4-dioxano en cantidades superiores a 1410 ppm en materias primas de cosméticos, cuando las simples de este producto ya suponen un riesgo para la salud. También en su proceso de síntesis se genera óxido de etileno. Ambos compuestos están prohibidos por la Unión Europea y considerados como carcinógenos por la International Agency for Research on Cancer.

 

Otras impurezas encontradas en los PEG incluyen plomo, hierro, cobalto, níquel, cadmio y arsénico. 

 

Algunas palabras clave para identificarlos son: PEG, PPG, Polyehtylene, Ceteareth, ceteth, hydroxypropyl o la terminación “ETH”.

 

5.- FORMALDEHIDOS: Se emplean como conservante. En los últimos años han aparecido un gran número de estudios que demuestran los peligros que esta sustancia presenta para la salud. A nivel dermatológico, es un irritante con gran capacidad para producir dermatitis por contacto.

 

El Formaldehido y sus derivados pueden provocar alergias y potenciar el envejecimiento. En ocasiones y en exposiciones prolongadas pueden llegar a producir eczemas y úlceras profundas en la piel. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo incluye como uno de los componentes de riesgo potencial de contraer Cáncer.

 

Algunas palabras clave para identificarlos son: Diazolidinyl Urea, Imidazolidinyl Urea o Polyoxymethylene Urea. (Nada tiene que ver con la urea) También puede aparecer como Aldioxa, Alcloxa, Bronidox, Bronopol, Bronosol, sustancias con el prefijo MDM, DM,DMDM, DMHF o DEMD,...

 

 

6.- DIETANOLAMINA: son químicos altamente cuestionables. El Centro para la Salud Ambiental de Oackland, en California, ha llevado a cabo el estudio que ha concluido que los productos que contienen esta sustancia pueden llegar a ser mortales este posible carcinógeno. En Europa y en buena parte de Estados Unidos se ha restringido su uso, por sus efectos cancerígenos y síntomas del tipo de reacciones alérgicas en los ojos, la piel o el cuero cabelludo.

 

Diversos estudios demuestran que, su aplicación repetida sobre la piel, hace aumentar exponencialmente la incidencia de cánceres de hígado y de riñón. Según advierte la Universidad de Illinois, tras absorberse, vía dérmica, se acumula en el organismo.

 

La FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos concluyó que “el riesgo se incrementa significativamente en los niños”.

 

Algunas palabras clave para identificarlos son: dietanolamine cocamide, cocamide DEA. dietanolamina de aceite de coco, dietanolamina de laurilo, lauramide DEA, monoetanolamine MEA, trietanolamine TEA

 

 

7.- SILICONAS: Se emplean por su bajo precio y su sensación de turgencia sin aportar sensación grasa. El inconveniente es que, aunque no se ha demostrado que produzca cáncer, se les ha encontrado en grandes cantidades en los ganglios linfático y en hígado.

 

Algunas palabras clave para identificarlos son: silicone quaternium, silicone methylsilanol, Cyclomethicone, Cyclopentasiloxane, Amodimethicone, Dimethicone, Dimethiconol, Siloxane, Syclohexasiloxane, Dimethicone copolyol, Cetyl dimethicone, Phenyl trimethicone, sufijo-methicone, Siloxano, Syclohexasiloxane.

 

 

8.- PETRÓLEOS Y PARAFINAS: Son hidrocarburos derivados del petróleo que resultan extraordinariamente económicos y que se utiliza para crear una capa impermeable en la piel que da un aspecto de suavidad y tersura. Cubren la piel con una película plástica que tapona los poros, evita su respiración y la eliminación de toxinas, y tampoco permite que nada acceda a ella. En un estudio de la Universidad de California se asegura que los gases inspirados producen Cáncer.

 

Inmediatamente después de aplicarla en la piel, esta parece fresca y perfecta, pero el aceite mineral tapa los poros, impide que la piel respire, la reseca y acelera el desarrollo de arrugas. Algunas de las parafinas se concentran con el tiempo en hígado, riñones y ganglios linfáticos. En una cera de parafina incluso se demostraron reacciones inflamatorias de válvula.

 

Algunas palabras clave para identificarlos son: paraffinum, paraffinum liquidum, petroleum, Petrolatum, Vaselina, Aceite Mineral.

 

 

9.- FILTROS NOCIVOS: Existen filtros solares con evidencias de resultar cancerígenos, además de que pueden causar alergias en cadena a la piel. Si analizamos los cosméticos que utilizamos, descubriremos la paradoja de que algunos de ellos están compuestos por ingredientes que, en lugar de ser beneficiosos para nuestro cuerpo, cumpliendo el objetivo por el que los adquirimos y los usamos, pueden ser altamente perjudiciales.

 

Los protectores solares podrían acelerar la velocidad en la que las células malignas desarrollan y propagan el cáncer de piel, debido a que contienen vitamina A, al igual que sus derivados, retinol y palmitato de retinol. Se ha descubierto que puede acelerar ciertos tipos de cáncer en un 21%.

 

De los más de 1400 protectores que ha analizado el EWG, tan sólo un 5% de ellos han cumplido con las normas de seguridad, y más del 40% se han valorado como potenciales responsables del cáncer de piel.

 

Algunas palabras clave para identificarlos son: Oxybenzone, benzophenone, Dibenzoylmethane, Camphor Benzalkonium Methosulfate, Octocrylene, Butyl Methoxydibenzoylmethane, Drometrizole Trisiloxane, Ethylhexyl Methoxycinnamate, Ethylhexyl Triazone, retinyl palmitate, vitamina A, retinyl, methylisothiazolinone,...

 

 

10.- BUTILHIDROXITOLUENO O BHT: Un antioxidante sintético que se ha demostrado que es capaz de modificar la acción de ciertas sustancias haciéndolas cancerígenas.

 

Se ha constatado en experimentos con ratas que a altas dosis afecta a la reproducción y al número o desarrollo de las crías. Es bioacumulativo, asociado a las alergias, las disfunciones endócrinas y al cambio en el nivel celular, entre otras dolencias.

 

La propia Unión Europea alerta sobre estos peligros en una publicación de la European Food Safety Authority de 2011.​

 

Las palabras clave para identificarlo son: butilhidroxitolueno, BHT, E-321.

 

 

Si analizamos los cosméticos que utilizamos, descubriremos la paradoja de que algunos de ellos están compuestos por ingredientes que, en lugar de ser beneficiosos para nuestro cuerpo, cumpliendo el objetivo por el que los adquirimos y los usamos, pueden ser altamente perjudiciales.

 

Muchos de esos ingredientes han creado un amplio debate, ya que diversos estudios han determinado que causan un serio maltrato para nuestra salud. Si a su vez, tomamos conciencia de que los cosméticos no se quedan en la capa más superficial de la piel, sino que se absorben pasando al interior de las células y al torrente sanguíneo, comprenderemos la importancia de analizar con cuidado la elección de nuestros cosméticos.

 

Existen sustancias clasificadas por muchas organizaciones mundiales como: carcinógenas, irritantes, tóxicas, o prohibidas por ley en algunos países, mientras que en otros aún podemos encontrarlas en etiquetas de cosméticos, incluido en marcas de gran prestigio.

 

Nuestro Compromiso es la Salud de tu Piel

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas destacadas

Mitos al Descubierto

August 14, 2019

1/3
Please reload

Entradas recientes

August 14, 2019

April 27, 2019

April 25, 2019

Please reload

Archivo